SISTEMA MUSCULO ESQUELETICO PDF Imprimir E-mail
  • Enfermedades de los tendones y ligamentos
  • Propiedades estructurales y mecánicas. Anatomía.
  • generalidades:
  • hablando en términos mecánicos el tendón sirve principalmente como un transmisor de fuerza.
  • Se asume generalmente que los tendones son un lazo de unión entre hueso y músculo.
  • La estructura en sí del tendón es compuesta principalmente de colágeno en forma de fibrillas, agrupadas para formar una estructura esencialmente unidireccional.
  • Durante movimientos rápidos y bruscos, el tendón actúa como un atenuador de la fuerza liberada.
  • Sin embargo, la característica viscoelástica del tejido lo vuelve propenso a fatigas.
  • Las agrupaciones de fibrillas varían de tamaño o de dimensiones considerablemente de tendón a tendón.
  • Existen adherencias entre estas agrupaciones de fibrillas.

Anatómicamente el tendón consiste de fibroblastos y estas agrupaciones de fibrillas que corren unidireccionalmente de acuerdo al eje longitudinal del tendón compuesto entonces de colágeno.

De esta forma, el tendón se compone de tejido conectivo fibroso denso en el cual existe muy poca vascularización y de estructuras peritendinosas por tejido conectivo relativamente “suelto” con una población celular rica y altamente vascularizada.

El epitendón es compuesto de una camada delgada de tejido conectivo poco denso. Cubre el tendón y se continúa hacia el interior del tendón para formar el endotendón y mesotendón entre las agrupaciones de fibrillas y arrastra consigo vasos sanguíneos, linfáticos y nervios.

En aquellos lugares en que el tendón no es envuelto por la vaina tenosinovial, es encontrada una camada de tejido conectivo poco denso denominado peritendón o paratendón.
El peritendón es una estructura rica en tejido elástico y algunos lo consideran un elemento esencial en el movimiento de deslizamiento libre del tendón. Otros no lo consideran así y debido al hecho del tendón no ser libre como en su vaina sinovial, sino que está adherido íntimamente al peritendón y el movimiento libre a nivel de vaina hace que estas estructuras elásticas cedan.

  • Clasificación de las enfermedades de los tendones:

    La clasificación propuesta en humanos de acuerdo a los hallazgos clínicos y patológicos es la siguiente:

  • Pertendinitis pura (no en el caballo)
  • Peritendinitis con tendinosis
  • Tendinosis

     En peritendinitis ocurre un engrosamiento del peritendón con adherencias al tejido tendinoso normal.
     El epitendón puede unirse.
     Existe proliferación capilar y células inflamatorias abundantes dentro del tejido peritendinoso, mientras, el tendón en sí es normal.
     Esta clasificación aparentemente no ha sido reconocida en el caballo.

     Más comúnmente, el caballo mostrará señales de peritendinitis con tendinosis.
     El tendón se muestra más grueso y suave.
     Algunas porciones estarán fibriladas y pueden encontrarse áreas de separación entre las agrupaciones de fibrilas.
     Histológicamente encontramos no solamente áreas de inflamación de tejido peritendinoso pero también áreas definidas de degeneración del tendón (tendinosis)

  • Patogénesis de los problemas tendinosos:

     Las lesiones observadas son algunas veces el resultado de cortes y laceraciones severas. Sin embargo, tal vez más frecuente es encontrar diferentes grados de ruptura de los tendones relacionados indudablemente con el estrés a que se les somete.

     En el hombre las etiologías más comúnes a estas rupturas son:

  • acciones súbitas pero voluntarias
  • un sobrecargo en el soporte de peso inesperado.
  • Ángulos anormales en los sitios de inserción.
  • El entrenamiento aumenta la capacidad muscular y fortalece los tendones asociados. Sin embargo, cuando existen algún grado de inactividad, el “calentamiento” aumenta el metabolismo y la temperatura aumenta pero más lentemente y de acuerdo a  algunos autores esto disminuye la resistencia del tendón y ocurre ruptura.
  • El entrenamiento progresivo estabiliza la respuesta mecánica del tendón.
  • Cambios anormales en el ángulo de inserción del tendón resulta en una distribución no uniforme de estrés local y esto puede llevar a un fallo y ruptura (mala conformación)
  • Directamente relacionadas a injurias al tendón existen dos tipos de fatiga:
  • Fatiga muscular: es muy importante porque conduce a pasos en falso.
  • Fatiga del tendón: las fibras individuales de colágeno pueden compararse como si fueran una liga elástica. Puede expanderse y contraerse solamente un cierto númerode veces antes de que se fatigue y se rompa

Cuando el músculo proximal al tendón se fatiga y no puede más aceptar ninguna función de absorción de golpe de la unidad de absorción músculo tendón, el estrés se vuelve mayor.
La lesión es simple, lo que ocurre es un desgarre y ruptura de las fibras de colágeno y vasos sanguíneos.

3a. Lesiones del tendón flexor digital superficial:

En estudios realizados post-morten en flexores, lesiones de varios grados fueron encontrados a lo largo del tendón en la región metacarpiana o metatarseana. Luego del tendón formar la “mánica flexoria” las lesiones desaparecen o disminuyen en grado de manera  que las lesiones son más comúnes sobre el menudillo o infrecuentes a nivel falangeal. Desde luego que esto es en referencia a lesiones de estrés o fatiga.

          Las lesiones leves generalmente afectan el centro del tendón sin mayor comprometimiento de la periferia del tendón.

Clasificación de las lesiones:

  • Estrés agudo:

Estas lesiones se caracterizan por:

  • hemorragia extensa
  • edema intratendinoso

El peritendón se mantiene intacto conservando la integridad estructural del tendón.
Las señales clínicas son varias

  • Estrés subagudo:

En estos casos generalmente existen ya adherencias subcutáneas y engrosamientos firmes.

  • Estrés crónico:

Animales pueden trabajar bajo estas condiciones sin mayor problema. Puede existir un grado de fibrosis extensa subcutánea y engrosamiento del peritendón.
A la palpación el tendón puede sentirse bastante irregular.
Obs.:
Injurias al flexor superficial ocurren con mayor frecuencia en los miembros anteriores y entre el carpo y el menudillo, proximal al menudillo, 1/3 medio.

3b. Lesiones del flexor digital profundo:

Los cambios degenerativos e inflamatorios son los mismos descritos con anterioridad. Ocurren con mayor frecuencia en los miembros anteriores a nivel de los sesamoideos proximales y falanges. Su pronóstico es desfavorable en relación al superficial debido a estar envuelto por la vaina sinovial y los problemas de cicatrización que presentan.

NOTA:
Tenosinositis generalmente acompaña a los problemas relacionados con los flexores.
Tendinosinovitis es la inflamación de la vaina sinovial junto con el problema de tendinosis.
Como anteriormente fue dicho, el flexor superficial se ve afectado más comúnmente en el caballo. Los sitios de preferencia para les lesiones son:
Alto:
Inmediatamente bajo el carpo.
Medio:
Tercio medio posterior del metacarpo donde no existe vaina sinovial y donde las adherencias al subcutáneo son más frecuentes.
Bajo:
Al nivel de los sesamoideos proximales y falanges, donde el daño es generalmente grave por comprometer al ligamento suspensorio, anular y sesamoideos.

  • Cicatrización del tendón:

El tendón depende de la vaina, del peritendón y tejido adyacente conectivo para su desarrollo capilar y fibroblástico y cicatrización.
Uno de los factores más importantes es la inflamación tan intensa que se produce. Esta inflamación tiende a infiltrarse y separar las agrupaciones de las fibritas lo que las debilita aún más.
Existe formación de tejido granuloso y desde que no se “alinea” apropiadamente se rompe constantemente pues no soporta bien la fuerza tensora. De esta forma existe ruptura constante y hay hemorragia y formación de tejido granuloso.
El resultado de lo anterior es la formación de adherencias entre el tendón y las estructuras adyacentes.
El endotendón también se adhiere a las agrupaciones de fibritas. Sin embargo las mismas son más débiles.
Ha sido demostrado que la fuerza aplicada lateralmente para romper el tendón es poca de manera  que es posible que el daño continuo al tendón pueda ocurrir como resultado de la tensión aplicada horizontalmente en el punto de las adherencias tendón-peritendón.

  • Diagnóstico:

Es muy importante hacer un diagnóstico temprano para evitar desgarres o rupturas del tendón.
Es muy importante reconocer las señales tempranas del problema que incluyen:

  • dolor leve a la palpación
  • renquera leve despúes de trabajo
  • hinchazón leve
  • una pequeña área caliente del tendón.
  • Pronóstico:

Está relacionado con el sitio o localización de la injuria. Las injurias que ocurren alrededor y distal al menudillo son de pronóstico desfavorable debido a la dificultad de cicatrización del tendón dentro de la vaina y por las adherencias extensas que se forman debido a las lesiones a nivel de falanges.
En el área común de lesiones para el tendón flexor digital superficial o sea el tercio medial del metacarpo, la respuesta inflamatoria es localizada y limitada por el peritendón  que actúa como un tubo donde ocurre una organización de los productos de inflamación aguda.
Dentro de la vaina tenosinovial o sea principalmente lesiones al flexor digital profundo, no exite una separación  de las fibras tendinosas de la vaina de manera que se forma una camada de células sinoviales, rápidamente en el defecto del tendón lo que impide la cicatrización.
Por lo anterior, lesiones del flexor digital superficial presentan un pronóstico más favorable que las lesiones causadas al flexor digital profundo.

  • Tratamiento:

De acuerdo a lo anterior y a las señales iniciales es necesario:

  • descanso por 2-4 semanas con reevaluación cuidadosa.
  • Fenilbutazona 2 veces por día oral por cada 1000lb de peso.
  • Emplastos.
  • Vendas de soporte.

Si todas las señales desaparecen, el caballo puede comenzar un programa de entrenamiento leve.
         
          Cualquier señal de que el problema reocurre, es altamente sugestivo de cambios degenerativos y debemos dar:

  • descanso por 3-6 meses.
  • Butazona
  • Hidroterapia
  • Vendas de soporte para prevenir la hinchazón.
  • Vendas de sudoración.
  • Emplastos.

Cuando ocurre ruptura del tendón, extensa, es importante detener el proceso inflamatorio:
          Es importante:

  • aplicar terapia fría por medio de compresas de hielo durante las primeras 24-48 horas.
  • Durante este tiempo debemos colocar una venda elástica suelta.
  • Inyección local de esteroides, ácido hialurónico y polisulfato de glucosaminoglicanos.
  • Butazona sistémica.
  • Luego de “enfriar” el tendón por 48 horas el miembro afectado debe colocarse en un yeso para prevenir la hinchazón.
  • Esteroides sistémicos pueden usarse
  • Remover el yeso en 2 semanas.
  • Mantener miembro en vendas fuertes.
  • Combinar terapia de agua fría o hielo con ejercicio leve 15 minutos por día para estimular el alineamiento de los fibroblastos.
  • Luego de 30 días de lo anterior el tendón debe ser examinado.

Si el tendón se encuentra firme y uniforme  al ultrasonido podemos considerar que la cicatrización está progresando y el hielo más ejercicio progresan de acuerdo a cuánto permite el animal.

          Si a pesar de lo anterior existen porciones que son débiles, esto es, suaves, dolorosas, hinchadas las lesiones degenerativas pueden ser bastante extensas y se requiere cirugía.

          El procedimiento quirúrgico consiste en realizar incisiones el tendón con bisturí de doble filo en diferentes sitios para estimular la irrigación y facilitar así la cicatrización, descanso y vendas de compresión por 10 días y luego un programa de reabilitación por 6 meses. Ello puede efectuarse con la guía del ultrasonido como ha sido mencionado en clase y laboratorios.
         

  • Problemas tendinosos en potros:
  • tendones flexores débiles:

Es un problema primario de los recién nacidos.
Animales afectados han sido débiles o se les ha dado un ejercicio muy limitado.

Señales clínicas:

El menudillo puede hacer contacto con el suelo.
El tercio anterior del casco estará elevado.

Problemas congénitos:

Es más común en las traseras, ocasionalmente las cuatro.

Tratamiento:

Usar barras que se extiendan posteriormente a los talones.
Ejercicio en libertad en horas de sol 2 horas por día.
Pronóstico:

Favorable. Recuperan normalmente en 15 días.

  • tendones flexores contraídos:

Etiología: diversas causas han sido sugeridas:

  • congénitas o adquiridas.
  • Hipoplasia ósea.
  • Factores genéticos.
  • Dolor proveniente de :
  • Epifisitis.
  • Osteocondrosis.
  • Enfermedad articular.
  • Heridas del tejido blando.
  • Imbalance calcio y fósforo:
  • Raquitismo.
  • Raquitismo renal.
  • Osteodistrofia fibrosa o hiperparatiroidismo nutricional secundario.

Cualquiera que sea su causa, el problema afecta principalmente potros pero también un tanto más viejos.

          El problema puede ser de etilogía nutricional, superalimentación, imbalances de calcio y fósforo y trazas junto a una deficiencia de proteínas.

Patogénesis:

Por lo general ocurre en animales provenientes de madre con cantidades de concentrados mayores a las 12 lbrs. Diarias.

          Los potros son de crecimiento muy rápido y lo que existe es una desigualdad entre el crecimiento óseo y desarrollo tendinoso.

          Las señales clínicas ocurren en diferentes sitios en las partes distales de los miembros, por lo general los anteriores, debido a cambios que ocurren en el ligamento suspensorio durante el primer año de edad.

Al nacimiento el ligamento suspensorio presenta una cantidad bastante grande de fibras musculares estriadas lo que lo hace muy elástico y se puede contraer y extender con relativa facilidad.

          Para los 12 meses de edad las fibras musculares se han convertido a tendón y una gran elasticidad es perdida.

          Si ocurre un crecimiento óseo más rápido que los tendones, ocurre estrés con distorsión ósea o extensión tendinosa.

          Los músculos y tendones flexores son más fuertes que los extensores. Si lo que sucede es que los huesos mantienen su posición en forma, entonces los extensores se ven obligados a ceder.

          En potros el problema se resuelve por extensión del extensor y del ligamento suspensorio, lo que permite una flexión de la articulación interfalangeana distal y relajación de los flexores.
          De esta forma, clínicamente el potro camina sobre sus “dedos” (punta del casco) lo que parece ser una contracción de ambos flexores.

          En el animal de un año de edad, este crecimiento óseo rápido no puede compensarse igual.

          El ligamento suspensorio ha perdido su elasticidad. La reducción del estrés al sistema se da por extensión del tendón superiormente a la unión de las ramas del suspensorio anteriormente al extensor largo al nivel de la primera falange distalmente.

          Existe entonces cierto grado de rotación de la corona que no aumenta la longitud del suspensorio pero permite un grado de relajación a los flexores.

          Clínicamente semeja una contracción del flexor superficial con proyección anterior del menudillo pero con el talón tocando el suelo.

Tratamiento:

Eliminar causa primaria.
Ejercicio y raspar talones 2 veces por semana.
En adultos tenotomía de flexores o desmotomía de ligamento frenador.

Pronóstico:

Favorable si corrección primaria.
Radiografía es muy importante para determinar cambios óseos.

  • Problema de ligamentos:

La ruptura o desgarre (esguince) de un ligamente de soporte a una articulación es el resultado de movimiento forzado o más de sus posibilidades.

          Una vez que la fractura se descarta del diagnóstico diferencial debemos pensar en ligamentos.

          Desmitis o ruptura de ligamentos es muy difícil de diagnosticar en el caballo.

  • Clasificación:

Los problemas de ligamentos se clasifican en 3 grados:

a-1 Grado I:
Significa un desgarre leve con una hinchazón mínima pérdida de la función.
a-2 Grado II:
 Ocurre una ruptura parcial del ligamento con hinchazón moderada, sensibilidad localizada con alguna pérdida de la función.
a-3 Grado III:
Ocurre una ruptura completa del ligamento con inestabilidad articular y un edema marcado.
Estas lesiones pueden ser visualizadas por ultrasonido.

No importa cual sea el grado, el tratamiento inicial comprende:

  • venda de compresión.
  • Drogas anti-inflamatorias no esteroides.
  • Descanso e inmoviliación.
  • Terapia de hielo.

El hielo debe aplicarse tan a menudo como sea posible, durante las primeras 24-48 horas para disminuir la hinchazón intra y periarticular existente.

Rupturas completas en la inserción ósea de grado III son puestas en inmovilización por yeso luego de este tratamiento inicial.

Grados I y  II están en un programa de rehabilitación.

El animal debe deambular tan pronto como sea posible y la cantidad y tipo de ejercicio es determinada por el dolor:

  • Con dolor presente  existe renquera.
  • Debe tratar de eliminarse la cogera con el uso de vendas.
  • La terapia con hielo debe continuarse durante el programa de rehabilitación.
  • Ejercicio leve debe continuarse dependiendo del dolor.

El tratamiento compromete varios ciclos de hielo y ejercicio por  día:

  • Conforme controlamos la hinchazón y el movimiento aumenta sin dolor, calor puede introducirse al programa.
  • El ejercicio continuará con el uso de vendas y el programa se prolonga hasta por 6 meses.

En el caballo, desmitis del ligamento suspensorio es el más común.

Dolor severo a hinchazón deben considerarse como grado III y así tratados.

Desmitis crónica puede ser tratada quirúrgicamente.

Utilización de herraje correctivo cuya finalidad de mantener el ligamento y tendones relajados por medio de elevación de los talones.

Femoro-tibio- patelar

A: Frx:

  1. patela.
  2. Frx osteocondrales de la troclea femoral
  3. Prx de la cresta tibial.
  • Osteocondrosis.
  • Osteomielitis.
  • Enfermedad degenerativa articular:
  • ruptura de ligamentos cruzados.
  • Ruptura de meniscos.
  • Ruptura de ligamentos colaterales.
  • Calcificación del extensor.
  • Condromalacia de la patela.
  • Artritis séptica:

Inflamación del tejido blando c/ sin cambios óseos
Consideraciones anatómicas:

  • Articulaciones femoro-patelar y femoro-tibial.
  • La troclea medial es más grande que la lateral.
  • La patela sobre la troclea medial es fibrocartílago.
  • Existe grasa entre la patela y ligamentos.
  • Articulación femoro-patelar se comunica con la femoro-tibial medial. No exite comunicación entre lateral y medial.
  • El ángulo de movimient de la articulación es entre 130-150°. Si traspasa los 150° “se fija”.

GONITIS

Inflamación.
Común en potros y “standar breeds” (carreteo).
Evaluación clínica Rx es difícil. Fácil por ultrasonido.
Dx:

  • Dilatación:   Comparar con el opuesto.

                 Más dificil palpar los ligamentos.

  • Evaluar la posición de la patela y su movimiento.
  • La fase anterior del paso se acorta.
  • Flexión de articulación por 30” a 60” (+).
  • Anestesia Dx.
  • Radiografías.

Fractura de la patela:
                 Raras. Sobre dorsiflexión severa.

  • Transversas-horizontal.
  • Longitudinal-vertical

Inflamación severa.
Muy dolorosas.
Rx.
Trx:
Es posible reparo quirúrgico en potros con “hilo de tensión”. No en adultos.
Articulación se remueve.
Confinamiento.
Prx:
          Reservado a pobre.
Frx de la tróclea:
                   Parte proximal del surco sagital de la tróclea lateral. Algunas veces la medial.
                   Descrita como osteocondrosis, separación de cartílago calcificado.
Frx dela cresta tibial:
          Muy raras.
          Tiene un centro de osificación.
OCD:
          Cóndilo femoral medial.
          Signos:

  • Renquera intermitente. De varios meses.
  • Más trabajo = más renquera.
  • Descanso= mejoría.
  • 9-10-16 años.
  • Todas las razas.

          Análisis del líquido sinovial.
          Puede ser bilateral.
Trx:
          No es muy exitoso.
          Quirúrgico.

Osteomielitis:
                   Vía hematógena por onfaloflebitis.
EDA:
          Osteofitosis.
          Dilatación de la cápsula.
       Densidad de hueso subcondral. X ray. Ultrasonido.

  • ruptura de ligamentos cruzados.

Separación de la espina tibial.
Movimiento anterior-posterior.

  • ruptura de meniscos.

Raro difícil diagnóstico sin ultrasonido.
Artroscopia.

  • ruptura del ligamento colateral-medial.

Trauma de lateral a medial.
Compromete menisco.

LUXACIÓN O SUBLUXACIÓN DE PATELA

Usualmente lateral.
Congénito. Más en potros.
Troclea femoral lateral hipoplástica, permitiendo el movimiento de la patela.
Hereditario.
Unilateral o bilateral. Muy doloroso. No soporta peso.
ARTROCENTESIS: agua. Muha cantidad. Gran cantidad de cartílago

Rx:
          Posición anormal.
          Eutanasia.
FIJACION DE LA PATELA:
          Se fija en la troclea medial.

  • Falta de tono del cuadriceps. Biceps controla y fija patela.
  • Conformación pobre.

Shetland ponies. CM, PSI.

  • Mucho dolor en la fase aguda. Sudoración.
  • Puede ser intermitente.

Tratamiento:

  • Manual. Tonificación de músculos.
  • Desmotomía patelar medial.

Prx:
          Favorable. Depende de EDA.

CORVEJÓN

Articulaciones

  • Tibiotarsal
  • Proximal
  • Distal
  • Tarso metatarsal.

Tibiotarsal más común. Dilatación.

Falso esparaván:
OCD. EDA séptica.
Mala conformación.
Mal recorte o herraje.

Sinovitis crónica:
Potros (1 a 2 años)

Dx:

  • No es difícil,  dilatación severa.
  • No hay cojera.
  • No hay reacción a flexión 60”
  • Rx.

Problema cosmético si no hay renquera. Déjelos.
Lavado quirúrgico. 6Litros de Ringer estéril. 100g Depomedrol acompañado de antibiótico y ácido hialurónico de alto peso molecular. Vendaje 10 días.

Esparaván verdadero:
          Patología más común en C.R. Criollo. PRE.
          Intertarsal distal y tarso metatarsal.
Causas:

  • Defectos conformación. Corvejones de vaca.
  • Flexiones, paradas, saltos, volteretas súbitas.
  • Secundario al navicular.
  • Carreteo o carreras de carretones deportivo.

Signos:

Cojera bilatera
  • “Síndrome de la bailarina”

Prueba del esparaván 60”
Dificultad  al frenar sobre todo con jinete.

Rx .  Características vistas en clase
Trx :    Infiltraciones, corte del tendón del cuneano. Herraje correctivo.

Prog. Favorable a corto y mediano plazo.

DESMITIS DEL LIGAMENTO PLANTAR

El ligamento corre a lo largo del hueso tibiotarsal.
Flexión severa de la articulación.dorsiflexión.
Caballos de carretoneo.
Ligamento “engrosado”, doloroso. No cofundirlo con la cabeza metatarso menor. Renquera aumenta con el ejercicio.
Rx:
          Ocasionalmente crecimiento óseo periosteo.
Trx:
          Como desmitis. Descanso 6-8 semanas.
          Difícil. Infiltraciones.
          Vejicatorios.
Prx:
          OK.
Desplazamiento delTFDS sobre “tubercalsis”
Raro.
Ruptura de inserción.
Problema mecánico.

Trx:
          Solo quirúrgico.

BURSITIS CALCANEA

TENDOSINOVITIS DEL TFDP

MAL DE CUERDA ”Stringhalt”

          Hiperflexión involuntaria del corvejón.
          Intermitente o constante.
          Cuando “cirquea”.
Daño probable al obturador y peroneal.
Trauma directo al externsor digital común.
Baja incidencia, exepto en ponies, criollos.
Leve a severo.
Trx:
          Tenectomía en 3-4 semanas
          Seguro recurren.
          Trabajo leve en 3 meses.

RUPTURA DEL PERONEO TERTIUS

          Se extiende desde la fosa extensora del fémur hasta su inserción en el corvejón MEE III.

Causa:
          Sobreextensión del corvejón.
          Pata grande prensada en agujero.
          Forcejeo tratando de liberarse.
Cojera aguda. Historia. Raspones presentes.
Color, dolor local.
Dx:
          Manualmente se extiende el corvejón sin extender rodilla.
Trx:
          Descanso 3 meses. Robert- Jones.
Prx:
          Favorable.

RUPTURA DEL GASTROCNEMIO:

Raro:
          Paradas súbitas.
          Exesiva angulación del tarso.
          No soporta peso.
          Imposibilidad de extender.
          Capaz de palpar el “tuber calcis”
Trx:
          Inmobilizar el corvejón.
          Yeso. Robert-Jones.
          Thomas- Splint.
          3 meses de descanso.
Prx:
          Pobre.
          No cicatriza adecuadamente.

MIOPATÍA FIBROTICA Y OSIFICANTE

 
Powered By FESS Global